top of page

El órgano más grande del Mundo: La Piel








La piel es el órgano más grande del ser humano, pues presenta una superficie de dos metros cuadrados de extensión y pesa unos 1,5 kilos. Se trata de la barrera biológica primaria fundamental, ya que nos protege de la entrada de patógenos, de fuerzas mecánicas e inclemencias climáticas varias.


Así es que nuestra la piel tiene un papel funcional claro en todos los seres vivos que la presentan. Aun así, el ser humano ya no suele fijarse en los valores y propiedades fisiológicas de los órganos que lo componen, sino que hemos hecho de la piel, pelo, distribución de grasa corporal y muchos otros más parámetros biológicos un valor estético.


La piel es el reflejo claro de nuestro estilo de vida y, por tanto, una rutina ajetreada y una mala alimentación pueden provocar la aparición de granos en nuestra superficie epidérmica.


Si quieres conocer los 7 tipos de granos en la cara y cómo abordarlos, continúa leyendo.



El mundo de los granos


Los granos se producen cuando se taponan los orificios diminutos de la piel, es decir, los poros. Cada poro es una abertura a un folículo, el cual contiene un pelo y una glándula sebácea. Las sustancias oleosas secretadas por estas glándulas ayudan a la piel a eliminar las células epidérmicas muertas y crean una capa protectora ante la deshidratación y posibles patógenos.





Eventos como infecciones bacterianas, ansiedad, una mala alimentación y otros muchos factores pueden provocar la producción desmedida de aceite por las glándulas sebáceas, lo que provoca una obstrucción de los poros. Así es como se producen los tapones que, debido a su contenido de bacterias, grasa e impurezas, dan lugar a las espinillas o granos genéricos.



El acné, una enfermedad inflamatoria de la unidad pilosebácea, se presenta en el 80 % de los adolescentes entre 13 y 18 años y supone más del 25 % de las consultas al dermatólogo. Con estos datos queremos mostrar que, efectivamente, la preocupación por los granos en la cara está muy extendida y justificada en la población.


Tipos de Granos en la Cara


  1. Barros, comedones o espinillas

  • Se utilizan estos tres términos para definir al grano de toda la vida: la espinilla. Se produce por la obstrucción del folículo piloso, en este caso por hiperqueratosis (una producción excesiva de queratina). Las espinillas surgen por una pequeña infección bacteriana dentro del tapón, hecho que responde a la presencia de pus. Estas se pueden tratar con aceites como el del árbol de té y otros antisépticos naturales, pudiendo recurrir a antibióticos de uso tópico cuando el dolor se hace evidente o el cuadro no mejora. Nunca hay que reventar este tipo de grano.

  1. Pústulas

  • Similar a las espinillas, pero con la diferencia de que son más grandes y están llenas de pus. Suelen ser rojas en la base y tienen la punta blanca o amarillenta. Se recomienda no manipularlas para evitar infecciones y cicatrices.

  1. Pápulas

  • Son pequeñas protuberancias rojas que pueden ser dolorosas al tacto. A diferencia de las pústulas, no tienen pus. Se deben tratar con cuidado para evitar que se conviertan en pústulas.

  1. Nódulos

  • Granos grandes y dolorosos que se forman bajo la piel. Son duros y no tienen pus visible. Requieren tratamiento médico, ya que pueden causar cicatrices permanentes.

  1. Quistes

  • Similares a los nódulos, pero llenos de pus. Son dolorosos y pueden dejar cicatrices profundas. También necesitan tratamiento médico.

  1. Milia

  • Pequeños quistes blancos que aparecen principalmente alrededor de los ojos y en las mejillas. No se deben extraer en casa, ya que esto puede causar irritación y cicatrices.

  1. Puntos negros

  • Poros obstruidos con sebo y células muertas que se oxidan al estar en contacto con el aire, lo que les da un color oscuro. Pueden tratarse con productos específicos para desobstruir los poros.


Remedios y Tratamientos


Según el tipo de espinillas que se presenten sobre la epidermis, se pueden lograr resultados, siempre que el acné sea leve. Todo estos remedios se centran en secar el grano para que cure antes, pero no lograrán evitar que aparezcan nuevos. Para ellos se debe acudir a un especialista que valore el caso y determine qué medicamentos o tratamientos se necesitarán.

  1. Bicarbonato de sodio

  • Mezcla dos cucharadas de bicarbonato con agua hasta obtener una pasta homogénea. Aplica y deja actuar por unos minutos, luego enjuaga.

  1. Vinagre de manzana

  • Mezcla vinagre con agua a partes iguales. Aplica con algodón en cada granito.

  1. Menta

  • Licua dos cucharadas de menta picada con yogur natural y avena. Aplica por 10 minutos y enjuaga.

  1. Miel

  • Aplica miel directamente sobre los granitos y deja actuar.

  1. Limón

  • Aplica zumo de limón con algodón por 10 minutos y luego enjuaga.

  1. Aloe vera

  • Aplica regularmente aloe vera varias veces al día.

  1. Manzanilla

  • Usa una infusión de manzanilla para tratar cada espinilla con algodón.

  1. Cáscara de naranja

  • Machaca las cáscaras de dos naranjas y mezcla con agua. Aplica por 25 minutos y enjuaga.



Otros tratamientos eficaces a tener en cuenta

  • Aplicar semanalmente mascarillas para piel grasa.

  • Evitar tocar los granos para no dejar marcas.

  • Seguir una dieta saludable y reducir el consumo de grasa.

  • Usar cremas hidratantes oil-free.

  • Realizar peelings anti acné.



Consejos para evitar la aparición de granos


  1. Limpia tu rostro con cuidado.

  2. Usa cosméticos naturales.

  3. Lava tus manos constantemente.

  4. Evita dormir con maquillaje.

  5. Usa limpiadores faciales con ácido salicílico o peróxido de benzoílo.

  6. No te toques la piel.

  7. Dúchate después de hacer ejercicios.

  8. Escoge maquillaje no comedogénico.

  9. Usa productos faciales a base de agua y sin aceite.

  10. Reduce la cantidad de productos lácteos en tu dieta.

  11. Cuídate del sol fuerte.

  12. Utiliza tratamientos médicos como último recurso.


Hábitos nocturnos para luchar contra el acné

  • Cena más verde.

  • Limpia tu piel correctamente.

  • Usa una funda de almohada de seda.

  • Duerme las horas necesarias.

  • No te saltes nunca la crema hidratante.



Tratamiento sin receta médica para el acné


Muchos productos para el acné se venden en farmacias. Infórmate con un profesional o dermatólogo, acerca de sus diferencias, los ingredientes principales que deben tener y cómo debes usarlos para obtener el mejor resultado


Ingredientes activos en los productos para el acné


  1. Peróxido de benzoílo Mata bacterias, elimina el exceso de aceite y células muertas de la piel.

  2. Adapaleno Retinoide que ayuda a destapar los poros y prevenir nuevos brotes.

  3. Ácido salicílico Ayuda a destapar los poros y prevenir nuevos brotes.

  4. Ácido azelaico Evita que se tapen los poros y es levemente antibacterial.

  5. Alfa hidroxiácidos Elimina células muertas de la piel y disminuye la inflamación.



Para la biodescodificación el Acné


La biodescodificación considera que el acné o la formación de granos es la manifestación de un conflicto emocional. El acné es una afección de la piel que se produce cuando los folículos pilosos se tapan con grasa y células muertas, lo que ocasiona la formación de granos, espinillas o pústulas. Veamos algunos aspectos interesantes sobre el acné desde la perspectiva de la biodescodificación:

  1. Conflictos emocionales detrás del acné: Según la biodescodificación, la persona que sufre acné o presenta granos experimenta sentimientos como ira, resentimiento, rechazo, vergüenza, miedo e inseguridades.

  2. Además, tiene conflictos de identidad, no se acepta a sí misma debido a que considera que está llena de defectos. Constantemente se compara con los demás y cree que son más bellos, inteligentes o capaces.

  3. Localización del acné en la cara: Cuando el acné afecta la cara, indica que la persona tiene conflictos de identidad y falta de autoestima. Se rechaza a sí misma y no se valora.

  4. Si el acné se localiza en los pómulos o mejillas, podría manifestar un rechazo a sus emociones, pensamientos y sentimientos.

  5. Acné en la frente o el mentón: El acné en la frente sugiere que la persona se siente incapaz de tomar decisiones debido a la falta de confianza en sus capacidades y conocimientos. Si afecta el mentón, podría reflejar resentimiento por necesidades insatisfechas y un profundo descontento con su situación económica, laboral, amorosa o familiar.

  6. Acné en el cuello: Según la biodescodificación, el acné o los granos en el cuello manifiestan frustración e impotencia por no conseguir lo que se desea. El cuello representa el nexo entre la cabeza y el cuerpo, y cualquier problema en esa zona indica que los pensamientos no se corresponden con la acción. Esto genera sentimientos de ira y frustración.

  7. Acné en el pecho: Los granos en el pecho expresan baja autoestima, falta de amor propio y de orgullo. La persona que sufre acné en el pecho se siente inferior a los demás y piensa que hace mucho por los demás sin recibir reconocimiento a cambio.


En descodificación biológica el acné es un conflicto auto programante porque cuando el conflicto está en fase de solución (el acné es visible) la persona se desvaloriza de nuevo y el conflicto de vuelve a programar (el acné desaparece) y así progresivamente. El acné aparece y desaparece constantemente. La persona puede incluso verse siempre con acné porque el proceso de auto programarse puede ser muy rápido y todo sucede a nivel inconsciente. En descodificación biológica el acné aparece en fase de solución, es decir, los granitos aparecen cuando se está solucionando el conflicto de imagen.

la biodescodificación nos invita a explorar la conexión entre nuestras emociones y nuestra salud física, reconociendo que los conflictos internos pueden manifestarse en la piel.



La relación entre la piel y las emociones


La piel y las emociones mantienen una relación bidireccional, donde los cambios en una puede generar modificaciones en la otra. La relación causal aún no es clara, pero es evidente su conexión.


En las últimas décadas, diversos estudios han confirmado la estrecha relación entre piel y emociones. De hecho, a la luz de la evidencia encontrada, se ha creado una nueva área de estudio: la psico dermatología.


Esta disciplina divide los trastornos psico dermatológicos en tres categorías:

  • Psicofisiológicos: son aquellos problemas de la piel que empeoran o surgen a partir de estados emocionales. Por ejemplo, la psoriasis.

  • Ps. primarios: se refieren a las afecciones cutáneas producidas por algunos trastornos mentales. La mayoría de ellas autoinducidas, por ejemplo, la tricotilomanía.

  • Ps.secundarios: aluden a las afecciones de la piel que desarrollan baja autoestima o fobia social. Por ejemplo, el acné quístico.


Lo importante es saber que tu órgano más grande de tu cuerpo cuando se ve afectado es que te está informando de algo que ha pasado, de algo que tienes que observar y que puede estar en proceso curativo o en crisis.


Atiende a tu piel, con tranquilidad buscando todas las opciones naturales, manejo de emociones etc...



Hasta la próxima, Andrea :-)




 


Descargo de Responsabilidad

La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos y educativos únicamente y no debe considerarse como un consejo médico profesional. Aunque hemos hecho todo lo posible para asegurar la precisión de la información, no garantizamos ni representamos que la información esté completa, actualizada o libre de errores.

Antes de iniciar cualquier tratamiento o remedio, te recomendamos que consultes con un médico o dermatólogo para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado y personalizado. No asumimos ninguna responsabilidad por cualquier efecto adverso, pérdida, o daño que pueda resultar del uso o mal uso de la información contenida en este artículo.

Al usar esta información, aceptas que lo haces bajo tu propio riesgo y que la responsabilidad total recae sobre ti.




 

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page